Sobre la mejora de la técnica de natación

Admitámoslo, no existe atleta que haya comenzado a entrenar la técnica de natación que no esté “perturbado” por su lento (o nulo, según el punto de vista del atleta) avance en su mejora técnica.

Y esto en gran parte es verdad, ya que:

La mayoría de ellos, no mejoran…

Gran parte de ellos, no mejoran en proporción a su esfuerzo…

Muchos de ellos, mejoran, pero no acorde a sus expectativas…

Y solo unos pocos mejoran de forma constante y respetando un correcto proceso de aprendizaje metodológico.

El perfil de atleta que comienza su proceso de entrenamiento de la técnica de natación a “edades avanzadas” (para la natación, léase comenzar a nadar a partir de los 10 ¿años?) le cuesta mucho entender cómo aprende su cuerpo e interpretar el sinuoso camino que la mejora técnica conlleva. Esto en el “terreno del entrenamiento” es prácticamente una pandemia.

Artículos Relacionados

Si no quieres leer otro extenso post desarrollando el tema, te lo resumo aquí mismo, el motivo es uno: no centrarse en el “cómo se hace” y obsesionarse con lo “qué se hace”.

Dicho esto, si eres una persona que le gusta hilar fino en los procesos de aprendizaje y entender “el todo”, en las próximas líneas hablaremos de los que considero que son los 5 motivos que más se repiten en la mayoría de los atletas que no logran mejorar su técnica de natación.

Eso sí, espero que estén preparados, porque me juego que muchos se quedarán desilusionados al no darles una “receta mágica instantánea” para mejorar su técnica de nado, pero lo importante, es que “la verdad” sea dicha y aportar un poco de luz a todo aquello que les ayude a interpretar dicho proceso de aprendizaje.

Motivo 1 por el que no mejoras tu técnica de natación: ESPECIALIZACIÓN PRECOZ

Las leyes del desarrollo de la técnica de cualquier deporte persiguen determinadas “líneas maestras”. Estas, están respaldadas por procesos evolutivos de asimilación de los estímulos. Aunque parezca mentira, son “básicas”, y estas directrices son fáciles de entender en otros aspectos.

Una de esas líneas es “de lo fácil, a lo difícil”.

Por ejemplo, un niño no aprende a correr, hasta que:

  • Aprende a gatear
  • Aprende a ponerse en bipedestación
  • Aprende a caminar
  • Aprendizaje de la carrera.

Esto se debe a que su sistema nervioso y osteo – artro – muscular, no está preparado para coordinar dichos movimientos, o soportar determinado peso, o muchos etc. Es más, ni su cráneo está preparado para recibir un impacto desde la altura de la bipedestación a escasos meses de su nacimiento. Suena lógico, ¿A que sí?

En el proceso de aprendizaje de la técnica de nado sería algo así como:

  1. Aprendizaje del desarrollo motor: movimientos básicos de aprendizaje en el medio acuático.
  2. Aprendizaje de la técnica de nado general: por ejemplo, todos los estilos.
  3. Aprendizaje de la técnica de nado específica: el nado crol
  4. Aprendizaje de la técnica de nado especializada: “en situación”, técnica de aguas abiertas.

La especialización precoz es cuando un atleta salta alguno de estos pasos, impidiendo que su cuerpo aprenda las “bases esenciales” para desarrollar el conocimiento “fino” futuro. Un atleta que comience a nadar tratando de aprender la técnica específica de crol, esta simplemente dificultando este proceso de aprendizaje.

El desconocimiento del proceso de aprendizaje de la técnica de nado por parte del atleta, es una barrera importante que bloquea su desarrollo técnico.

Lo más probable, es que esta persona mejore relativamente rápido en un comienzo, y tras el paso de los meses, vea un notable estancamiento de la mejora de la técnica de nado.

Pero, aunque parezca mentira, el problema comienza cuando el atleta se da cuenta de esta situación y decide volver hacia el “camino correcto” ya que antes de volver a él, ahora se suma un nuevo problema… el “desaprender” para volver a aprender.

El aprendizaje de la técnica de nado estilos puede ser un punto de gran rentabilidad para la mejora de la técnica de nado crol. Te explicamos más en el siguiente articulo:

Poniendo toda esta información en una línea de tiempo, podríamos decir que no se le recomendaría empezar a correr aproximadamente hasta los 5 años, luego de respetar todo su proceso de desarrollo evolutivo.

En el caso de la natación, Arellano (1990) recomienda:

  • 8-9 años: Amplio desarrollo de las habilidades acuáticas. Aprendizaje de habilidades técnicas básicas.
  • 10-11 años: Entrenamiento técnico e iniciación en todos los deportes acuáticos.
  • 12-13 años: Inicio de la especialización técnica. Elección de uno de los deportes acuáticos.
  • 14-15 años: Elección del estilo y prueba en función de las características personales.
  • 16 en adelante: Mantenimiento del nivel técnico.

Dicho esto, un atleta que es estimulado correctamente en su “fase sensible” en tiempo y forma, tendría que nadar aproximadamente 12 años antes de especializarse en la técnica de natación elegida… pero un atleta “popular” pretende mejorar su técnica de nado en meses y sin respetar dicho proceso de aprendizaje… irreal, ¿No lo creen?

Motivo 2 por el que no mejoras tu técnica de natación: CANTIDAD ANTES DE CALIDAD

El triatleta es un atleta de resistencia, y quiere meter kilómetros, resistir, fatigarse hasta la extenuación, una y otra vez. Uno de los principales objetivos del entrenamiento de triatlón es especialmente ese, resistir a la fatiga, y la forma de hacerlo, es esa misma: metiendo kilómetros y kilómetros, día tras día, semana tras semana y mes tras mes.

Pero lamentablemente, para el proceso de la mejora de la técnica de natación, ese concepto va muy en contra.  Expliquemos porqué.

Cuando nadamos, necesitamos nadar de la forma más “eficiente posible”. Repetir un gesto correcto, nos ayudará a asimilarlo. Si se realiza de forma correcta, se asimilará de forma correcta, si se realiza de forma equivocada, se asimilará de forma equivocada.

es relativamente fácil si te dedicas al deporte de resistencia realizar miles de metros nadando, pero si lo que quieres es mejorar tu técnica de natación, debes empezar por menos metros y «de calidad»

Al nadar altos volúmenes de entrenamiento sin un correcto proceso de desarrollo técnico, la fatiga acumulada hace que la técnica de nado comience a ser cada vez peor y ese es el punto exacto cuando el cuerpo empieza a aprender conceptos erróneos e ineficientes.

Si un atleta con una técnica no depurada nada unos 2000 metros, y su técnica empieza a decaer alrededor de los 500 metros, a nivel de desarrollo técnico, su cuerpo estará asimilando un 75% del volumen de entrenamiento una técnica ineficiente ante un 25% de volumen de una “técnica correcta”.

Conocer la técnica de nado crol, es un primer paso para poder entenderla. Te enseñamos ese proceso en detalle en el siguiente artículo:

Ese es uno de los principales motivos del porqué los bloques técnicos generalmente no suelen ser muy largos y suelen tener ciertos descansos en el medio. De esta forma, se procura no llegar al agotamiento tan pronto y poder asimilar de mejor forma la técnica de natación correcta.

Presta especial atención que este punto está enfocado al proceso de desarrollo técnico, que no en este caso, no va muy de la mano con el entrenamiento de la resistencia, el cual si es importante el volumen y la fatiga. Dilema algo complejo de explicar y solucionar, y que no es motivo de este post, pero un motivo más que valido para que contrates un entrenador de triatlón cualificado que te ayude en todo tu proceso de planificación del entrenamiento.

Motivo 3 por el que no mejoras tu técnica de natación: NO SER UN PROCESO CONSCIENTE

Podemos decir que un gesto técnico se encuentra correctamente asimilado cuando se realiza de forma inconsciente. Michael Jordan, realizará su lanzamiento de la misma forma a pesar de sus años. La repetición de un gesto genera determinadas “conexiones nerviosas facilitadas” (tanto erróneas, como correctas) y una vez que eso se asimila, es un patrón muy difícil de corregir (¿Se acuerdan del “desaprender”?).  Entonces Michael tendrá el mismo gesto técnico a pesar de la edad, el peso y las lesiones de rodilla, que no quita que sea igual de preciso, o pueda realizarlo de forma repetida ya que eso sí que requiere un entrenamiento determinado.

Para llegar a esa “eficiencia inconsciente”, no hay otro camino que realizar el gesto de forma correcta y sobre todo… CONSCIENTE.

Simplemente es IMPOSIBLE que un atleta con una técnica deficiente, mejore su técnica de natación sin que lo haga de forma consciente.

Puedes realizar mil ejercicios de técnica de nado, pero si no los realizas de forma consciente, solo te servirá para quemar calorías

Este concepto es fácil de entender y es algo que, a priori, todos podemos hacer, ya que nuestro cerebro posee una inteligencia increíble y está diseñado para pensar, pero… ¿Puedes mantenerte concentrado durante todo el entrenamiento de natación?

La práctica nos dice que por más que todos tengamos esa capacidad innata de pensar, no todos los atletas logran permanecer un largo período de tiempo plenamente concentrados en los factores a desarrollar durante todo un entrenamiento de natación. Esto se debe a muchos factores como:

El entorno dinámico: el agua no es nuestro entorno y debemos prestar atención a muchas cosas para “sobrevivir”.

La fatiga acumulada: este nuevo entorno genera un estrés que nos lleva a cansarnos relativamente rápido.

Nuestra realidad social: el deporte suele ser una vía de “escape” y por eso preferimos dejar volar nuestra imaginación a mantenernos concentrados.

Cada metro que se realice sin la concentración suficiente, siempre enfocada en los aspectos técnicos más relevantes, nos llevará a realizar metros pocos rentables si lo que queremos es mejorar nuestra técnica de natación.

Ya lo veía venir Descartes al decir…” pienso, luego existo”.

Motivo 4 por el que no mejoras tu técnica de natación: COMPLEJIDAD ANTES QUE CALIDAD

OK Google: ¿Cómo mejorar mi técnica de crol?

Google Assistant: Aquí tienes los mejores ejercicios para mejorar tu técnica de crol.

Y… GAME OVER al proceso de aprendizaje de la técnica de natación.

Un ejercicio técnico no necesariamente te ayudará a mejorar tu técnica de nado. Es más, podríamos decir que en la mayoría de los casos que busques esta solución en internet, te equivocarás.

Esto se debe a que un ejercicio difícil no necesariamente sea mejor para ti, o tal vez sí, pero primero, debes saber si lo es. La complejidad de un ejercicio no lo hace precisamente bueno, sino su correcta ejecución y repetición sostenida de forma técnicamente correcta durante el tiempo.

erróneamente creemos que un ejercicio entre más difícil, mejor para nuestra técnica de nado, pero los ejercicios que se ejecutan de forma «fina» y adaptados al «nivel de asimilación técnica» de cada nadador, son los que marcarán la diferencia en tu progreso técnico

Si un ejercicio es lo suficientemente complejo para que no se realice bien, o, que no potencie los aspectos más rentables a mejorar del propio atleta, lo más probable es que obtendrás más desventajas que beneficios.

En el mundo del desarrollo de la técnica de natación, (y de cualquier técnica) hay que ir “de lo simple, a lo complejo”, trabajando tan complejo como tu cuerpo pueda asimilar.

En este aspecto, es tu entrenador que debe calcular el costo / beneficio de asimilación de cada ejercicio. Una vez enviada una tarea, viendo los patrones de movimiento y la calidad de ejecución del mismo, tu entrenador te podrá ayudar a adaptar dicho ejercicio a tu nivel de asimilación, siempre y cuando te encuentres en una fase de desarrollo específico y no esté utilizando dichos ejercicios para profundizar en el desarrollo motor del atleta.

Si eres una persona más «autosuficiente», puedes encontrar excelentes libros de entrenamiento de natación que te ayudarán a mejorar tu desarrollo técnico. En el siguiente artículo, te recomendamos nuestros favoritos:

Motivo 5 por el que no mejoras tu técnica de natación: NO PRIORIZAR EN BASE A LA RENTABILIDAD

Es importante a la hora de sentarse a evaluar la mejora de la técnica de natación, saber dónde está la mayor rentabilidad. Seguramente tengas mil defectos si te comparas con Gómez Noya, pero sin duda, el priorizar cada uno de ellos en cuanto a la rentabilidad de la mejora final de tu rendimiento, te ayudará a mejorar en el camino correcto y a buen ritmo.

Un claro ejemplo es cuando un atleta viene preocupado porque, por ejemplo, no se le corrige el recobro, mientras que no es capaz de pegar un volteo en la pared.

Los detalles importan, pero no te olvides que se deben construir sobre fundamentos prioritarios

En este caso en concreto, el recobro no genera propulsión alguna y si este se “corrige” a la hora de entrar la mano al agua (que suele ser bastante común al sentir la resistencia del agua si se trabaja bien el rolido), la prioridad de mejora es baja. Sin embargo, un atleta que no puede realizar el volteo en la pared, es un clarísimo indicador de una falta de control de caderas (entre otros varios factores claro) y hay dos formas bien claras de poder mejorar el rendimiento final en el sector de natación:

Mejorando la propulsión: en este punto, una correcta brazada subacuática es fundamental.

Mejorando la hidrodinámica: una correcta posición horizontal del cuerpo, que depende en gran parte de una correcta posición y control de cadera.

Para el segundo punto, todo ejercicio que potencie y desarrolle la habilidad y “conexión” con nuestras caderas, será de gran ayuda… como el volteo.

Pareto describe que con solo el 20% del esfuerzo global puede alcanzarse el 80% del rendimiento. Descubre cuál es tu 20% o mejor todavía, contrata un entrenador que te ayude a buscar tus prioridades para que puedas optimizar tu rendimiento en la dirección correcta.

Los detalles son importantes, y nadie lo discute, pero para poder llegar a “la frutilla de la torta”, primero hay que hacer el bizcocho, el relleno y la cobertura, de otra forma, solo tendrás una fresa que no puede flotar en el aire.

Resumiendo sobre ¿Por qué no mejoro mi técnica de natación?

Para generar una adaptación favorable en la mejora de tu técnica de natación, no hay atajos ni recetas mágicas.

Estamos limitados por factores evolutivos y por proceso de aprendizaje que no podemos dejar de lado, y si lo haces, irás en cualquier dirección, salvo en la correcta para mejorar tu técnica de nado.

Conocer y respetar el proceso, realizarlo de forma consciente y adaptarlo a tu nivel de asimilación, es el camino más indicado.

Si tienes vidas infinitas, no te preocupes por priorizar dicho proceso, pero si tienes una vida, aprovecha el tiempo invertido para que cada metro cuente, siempre focalizado en los aspectos que sean más rentables para ti.

 

2 Comentarios

  1. Wooow! Much tiempo nadando y ahora puedo entender por que cuesta tanto mejorar mi técnica de nado crol. Seguiré investigando en la web sobre el tema.
    Gracias por la información.

    • Aprender la técnica de nado crol «de mayor» es un camino complejo, pero posible. La idea de este post es que muchos que se encuentren en esa situación, no cometan los errores típicos que no te permiten mejorar.
      Ahora que aprendiste de ellos, tienes más orientada tu mejora de la técnica de nado crol.
      Cualquier duda que surja, ya sabes donde encontrarnos.
      Gracias por tu mensaje y… A CONSTRUIR LOS ÉXITOS!👊

Dejar una respuesta

Por favor, ingrese su comentario

Acepto la política de privacidad

Responsable: Universitri. Finalidad Principal: Envío de mis artículos del blog, novedades, así como el aviso de nuevas actividades de carácter comercial o información relacionada con temas de triatlón. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo autorización expresa u obligación legal. Los datos que se facilitan se guardarán en webempresa, mi proveedor de email y hosting. Derechos: podrás ejercer tus derechos de acceder, rectificar y suprimir los datos, portabilidad de los datos, limitación u oposición a su tratamiento, y transparencia a hola@universitri.com. Información Adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre nuestra Politica de Privacidad. *

Por favor, introduzca su nombre aquí